Alpes #1 – Chamonix – vía Hotel California

Después de Alaska, pese a toda la naturaleza que he visto, había mono de montaña. Y qué mejor que los Alpes!!

Pues dicho y hecho. El fin de semana pasado lo estiramos cogiendo puente, dándonos margen suficiente para ir a LOS ALPEEEES!

Agnès y yo salimos el sábado a las siete de la mañana, llenos de ganas, con planes de cuatro miles y quizás algo de escalada, sin saber que nos esperaban doce horas de coche hasta Chamonix.

Menudo atasco en Francia!!! además de la caravana, se nos quemó un coche por el camino, las áreas de servicio tenían cola para entrar, bueno que pillamos el peor día del año para circular por Francia.

Queríamos ir directos a Sass Fee, y bueno, pasando por Chamonix decidimos quedarnos allí. Será el finde de la improvisación 🙂

Camping en Les Bossons y decidimos escalar al día siguiente.

Cómo no, en Aiguilles Rouges y sin madrugar demasiado…

Para improvisar, importante tener consigo el libro de Michel Piola “Les Aiguilles Rouges vol.1

Dado que no he escalado mucho últimamente, cogemos una vía asequible semiequipada. En Aiguilles Rouges – Pentes de Planpra. La vía Hotel California 270m 5a.

Aquí la reseña de CampToCamp. Y aquí el topo:

topo

Al llegar nos encontramos con una cordada en el primer largo. Y van lentos de cojones!! esperamos un buen rato y subimos detrás. Suerte que las vistas son guapas :)))

Vistas

Las vistas desde la vía. Aiguille du Midi y todas las cimas hasta el Montblanc


A que da envidia????

Si ya íbamos tarde con la cordada en cuestión ni os cuento…después de los dos primeros largos decidimos saltarnos el siguiente tramo de dos largos para adelantarnos. Es una ventaja de la vía, que son tramos de paredes que se van enlazando y puedes salir a pata entre ellas. Y a la vez es su desventaja, que no tiene continuidad.

El siguiente largo, que sería el L5 (5a), le toca a Agnès y pese a alguna dificultad en algún paso lo saca disfrutando de lo lindo. La cordada que hemos pasado a la brava abandona tras el L4. Así que ya no hay presión ni por delante ni por detrás 😉

El L6 (4c) tiene un inicio un poco feote pero luego hay una placa bastante chula que te hace pensar un poquito como salir de ahí. Ideal para currar mi coco…de siempre lo que más me clava son los tramos muy verticales…como éste…

L6

Agnès, vista en mitad del L6 antes de la placa guapa

Luego le toca a Agnès un tramo que le sabe a poco pues es de transición hasta la R7bis. Incluso me “ofrece” hacer el siguiente largo ella…ja!!! ni de coña!

De hecho para mí es de los mejores largos de la vía. El único realmente semi-equipado, o debería decir mínimamente equipado. Hay unas cuantas fisuras que hay que ir siguiendo hasta el primer parabolt. Se puede equipar perfectamente con friends, incluso uso una cinta en un bloque a modo “bec de roca”.

Me doy el gusto de hacer algún empotre de puño y palma en las fisuras. Me doy el gusto porque no tengo costumbre! y me siento bien haciéndolo…yuppy!!.

El resto ya es puro trámite. Nos dejamos el último largo por hacer, por falta de tiempo. Es que queremos irnos a Suiza esa misma tarde…y comer antes…

Y estando en Chamonix…ummm…donde podríamos parar a comer…pos sí!!! en la Microbrasserie de Chamonix!

Y esta foto de regalo…l’Aiguille du Midi tomada por las nubes

Aiguille Midi

Vamos por carretera hasta Sass Fee para evitar pagar el impuesto revolucionario de la autopista, esa pegata que te da acceso para todo un año, pero es que nosotros sólo queremos hacer un centenar de kms en Suiza 🙁

Y nada, llegaremos a las tantas a Sass Fee. Los pueblos ya duermen y habrá que improvisar de nuevo…pero eso para el siguiente post 😉

Por cierto, aquí está el post en el blog de Agnès.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: