Este fin de semana seguí con la interminable tarea de pintar en casa. Pintar las paredes y techos, quiero decir…y de paso que mueves cosas de sitio hacer limpieza, claro. Plan ideal para las vacaciones 😛

El caso es que me recuerda un poco al nombre que escogí en su momento para este blog Sisifo y el motivo de su elección, no por la absurdidad de la tarea, si no por lo infinito. Uf, se ha hecho eterno pintar solo en casa…

Sacando a ratos o días libres habré estado unas tres semanas desde que empecé!!

Y por tanto menos actividad en montaña para estos días.

Pues eso, el sábado pinté todo el día, y ayer hice un combinado con Montse. Playa por la mañana y ferrata por la tarde. Nos retrasamos bastante durante todo el día, lo cual jugó a nuestro favor en realidad

Porque entrábamos en la ferrata de Centelles (Baumes Corcades) a las seis de la tarde, y claro, aunque quedaba algún coche ya no había ni un alma por el inicio.

Fuimos rápido como nunca. En dos horas estábamos en cima usando el trazado original, es decir saltándonos la parte que añadieron luego con más dificultad. Con cierta preocupación por el tiempo porque me había olvidado el frontal…uy!

Normalmente no cruzo el puente porque a poco que haya un par de personas ya tienes una espera infinita. Pero esta vez sí. Montse ya había hecho esta ferrata pero precisamente tuvo que saltarse esta parte por la cantidad de gente que encontró.

El famoso puente

El retorno es por la carretera. El camino tradicional por la pared está cerrado. Y ya debe hacer bastante tiempo. No sé nada de las causas del cambio, pero estuve en noviembre y ya estaba así. Imagino que es un tema del impacto demográfico, porque había coches para dar y vender aquel día.

Por cierto, que aproveché para sacar las fivefingers de paseo. Y se va bien, hasta para hacer adherencia, como lleva vibram en la suela 😉

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: