Montblanc, mientras volvía de Frankfurt.
Aunque el piloto suele avisar, si has estado allí se distingue claramente su peculiar perfil 🙂

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: