Trekking al Balandrau

Este domingo Natalia y yo hemos hecho algo que ya entra dentro del apartado de “potente”, por el desnivel 😛

Subimos al Balandrau. Hasta ahí bien. Hay una ruta super fácil que sale desde la pista de Tregurà de Dalt y se debe subir en 1h30 como máximo. Eso hace que el Balandrau sea una cima que a menudo tiene gente, porque es de acceso fácil. Y al mismo tiempo le quita mérito cuando vienes por otro lado sufriendo lo tuyo y te encuentras la cima masificada de gente que ha salido a patear un poco para abrir el apetito y van con toda la familia antes de pegarse la gran comilona en Tregurà o similares.

Igualmente es una cima que mola mucho porque tiene unas vistas bestiales:

  • al sur Taga, Puig Estela y pic Cerverís
  • al noroeste Pastuira, Gra de Fajol
  • siguiendo al norte con Bastiments, pic de Freser y de l’Infern
  • Justo enfrente el Torreneules y pic d’Aliga
  • y más al fondo el Puigmal con la masificación de coches brillando bajo el sol en el parking de Fontalba.

Balandrau - vista al Bastiments

Vista al Pastuira, el Bastiments y el Pic de Freser (de derecha a izquierda) desde la cima del Balandrau

Balandrau - vista al Torreneules y Puigmal

Vista al Torreneules y el Pugimal desde la cima del Balandrau

Salimos desde la Central de Daió que debe estar a unos 1.200m de altitud. Y bueno, pues la ruta es larga porque desde ahí se suben sin pausa 1.450m. Se sigue la ruta tradicional hacia Coma de Vaca, sin pasar por el refugio.

El Salt del Grill es la primera parada notoria, una pequeña cascada que estaba digna de contemplar un rato con un buen caudal de agua.

Salt del Grill

Salt del Grill

Luego se va subiendo hasta el momento en que cruzamos el río. Punto delicado porque el puente metálico que ya era precario ha desaparecido, y buscando paso lo encontré empotrado unos metros más abajo…
Dimos un poco de vueltas para buscar un paso sin tener que cruzar descalzándonos. Y encontré algún sitio pero si fallabas el salto te ibas río abajo 🙁

Así que seguí los consejos de Natalia y crucé el río descalzo por una parte más plana y calmada. Natalia en cambio no me hizo caso y no se quiso sacar las botas, por no resbalar ni pisar nada raro. Todo el día con las botas mojadas. Bueno, una manera un poco bestia de aprender la lección porque además del frío que cogió (que resolvimos a base de movernos) se hizo polvos los pies de llevarlos mojados todo el día. Con ampollas en varios dedos. Ay!

Cruzando el río Freser

Cruzado el Freser, cuando todavía es un riachuelo…

Después de pasar por Coma de Vaca (sin bajar al refugio) sigues hacia arriba hasta el collado, siempre arriba sin descanso. De hecho el descanso lo tuvimos que hacer poco antes de llegar para pillar algo de energía, que la rampa me estaba matando! Natalia iba fresca en cambio.

Ahí se hacen notar los 1.450 m positivos. En el collado ya te encuentras con la romería que viene de la pista de Tregurà. A diferencia de ellos, nosotros bajamos en dirección al Serrat. Otra bajada vertiginosa, porque son 1.200 m de desnivel recto abajo son pausa. Trotamos un poco en algún momento pero Natalia no tenía los pies para mucha fiesta… Así que la salida se quedó como de Trekking.

Cima el Balandrau

Cima del Balandrau, masificada

Selfie en la cima del Balandrau

Selfie en la cima, cuando ya se fue todo el mundo 🙂

Otro error del día fue que al hacer la mochila no nos dimos cuenta que al camel de Natalia le faltaba la pieza roja que hace de pinza (es uno de Decathlon). Lo vimos al salir de casa pero no teníamos plan B. Así que nos fuimos con un solo litro de agua en un día de sol, y dos latas de Coke que tampoco sirvieron de mucho. Encima la bajada desde el Balandrau es todo cara Sur perfecta…ideal sedientos 😛

Poco antes de llegar al Serrat te puedes desviar hacia la Farga por sendero. Pero como teníamos tanta sed preferimos bajar al Serrat, amorrarnos a la fuente hasta aplacar nuestra ansia de líquido y cargar el camel a tope para los siguientes 4k por carretera que nos quedaban hasta la Farga.

No hay mucho que decir, es un coñazo! Y luego unos metros más para llegar al Daió. Allí salieron los 50m+ para completar los 1.500m+ de la jornada.

Ah, y 20k en total. Una buena salida, las piernas se lo han currado bien y hasta el martes han estado quejándose un poco.

Estas cosas te hacen sentir vivo 😀😀👌

El track completo en este link.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: