Alpes #3 – Chamonix – Mic est maousse

Suena el despertador a las 5h30. Agnès lo apaga y se da la vuelta. Yo me despierto pero también me doy la vuelta.

Total que volvemos a hablar a las siete de la mañana. Y ya está claro que de Tacul nada. No teníamos mochas hechas tampoco ni nada preparado. Nos metimos a dormir tal como llegamos…

Supo un poco mal, porque luego hizo un día genial, pero nada como un poco de escalada en Chamonix para olvidar las penas 😉

Esta vez una vía en la zona de Brevent. “Mic est maousse” 150m 5a equipada.

La reseña está aquí. Y la topo a continuación.

topo

Se accede pasando por detrás del Brévent, en el cruce en vez de bajar hacia Chamonix pasas por la vertiente de atrás hasta encontrar la primera arista.

El primer largo como siempre de calentamiento, no lo disfruté demasiado.

L1

En el L1

El segundo de Agnès tenía un pasito interesante, pero nada más. Y el tercero me gustó. Después de hacer un flanqueo entras en un diedro que te saca arriba. De ahí llegamos directamente a un colladito de donde bajamos a pie.

Agnès también disfrutó del siguiente largo. Un 5a bastante vertical.

Luego vino una pringada.

El siguiente largo está más allá. Empieza con un aleje en una placa donde no hay mucho margen para poner nada. De esa roca con fisurillas que igual con suerte entraría un pitón. Es un 4b pero lo sufro. Alejes de unos 10m, o esa era la sensación 😛

Creo que a la tercera chapa me encuentro que sólo está el espárrago. La estrangulo con un cordino pero me quedo bastante clavado, porque la siguiente la veo muchos metros más arriba, que ni la veía, en una placa vertical. Y no tengo claro que pueda poner algo en el camino.

Tampoco quiero exponerme a una caída de más de 40m. Los 20 que llevaría hata el siguiente parabolt sin contar el cordinillo que está en el espárrago para hacer bonito.

Y tachán…tengo una vira a la derecha por la que se puede destrepar…

Monto R en unos bloques de la vira para subir a Agnès recuperando el material y nos bajamos por la vira. Esta tampoco la hemos podido acabar, pero me quedo tranquilo por no haberme jugado el pellejo.

Por la tarde, por fin sin prisas deambulamos por les Gaillands intentando ver la famosa Fête des Guides que nos perdemos todos los años en Chamonix. Y una vez más nos la perderemos porque nos dicen que empieza al día siguiente.

Y luego birrillas y demás por Chamonix.

Me hace gracia encontrar a un grupillo de unos chavalines tocando en una plaza de Chamonix. Se llaman The Whoop.

Son la única atracción del pueblo, y hay un corro de gente impresionante.

Lo más bonito, la canción de despedida…Hotel California…la vía con la cual empezamos estos tres días de actividad alpina 🙂

Un trocito de vídeo aquí. El sonido es malo porque lo grabé con móvil, pero sonaban bien.

Laaargo finde genial con Agnès y los Alpes, presentes en todo momento. Qué gozada es escalar allí, qué gozada es cramponear en cualquier pico….uf!!

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: