Alta ruta Le Chable – Zermatt con esquís

Estos primeros días de Semana Santa me he apuntado a un plan de última hora para hacer la alta ruta Chamonix-Zermatt con esquís. Un “must do” de todo esquiador de montaña.

Debido a la popularidad de esta ruta el grupillo Blai, Neus, Igor, Aitor, Montse, Narcís, Enri y yo no pudimos encontrar refugios en el orden normal de la ruta, con lo cual la organizaron haciendo primero el tramo Le Chable – Zermatt y después el tramo Chamonix-Champex..aprovechando que la alta ruta típica tiene un enlace con transporte rodado entre esos dos tramos. Yo sólo me apunto al tramo Le Chable-Zermatt para poder disfrutar del resto de vacaciones en Pirineos, en buena compañía.

Salimos el viernes hacia Suiza con parada a hacer noche en un Etap cerca de Valence. A la una del mediodía del sábado ya estamos en Le Chable. La etapa es simple, coger los remontes que te dejan por encima del refugio de Montfort y bajar esquiando. Pero con la alegría de encontrarnos todos y comer cometemos un error, que por suerte no será premonitorio de nada futuro 😉

Llegamos a comprar el forfait a las tres de la tarde y nos dicen que ya no podemos enlazar hasta arriba porque pese a que la estación cierra a las cinco, arriba cierran a las cuatro y ya no llegamos. Ojito para quien lo tenga que hacer!

Por suerte hay alternativa. Cogemos un par de remontes que nos dejan lejos del refu pero a una altura parecida. Con un largo flanqueo y algo de remar conseguimos llegar hasta el refu sin tener que foquear.

Refu Montfort

Flaqueando hacia el refugio de Montfort. Vistas al Montblanc al fondo.

Día 2: Montfort – Dix

Salimos a las cinco y media de la mañana en plena noche hacia el collado de la Chaux (2.940m). Hay un buen tramo por pistas con lo cual se avanza bien pese a la oscuridad. Bajamos sobre nieve como una piedra. Por suerte esquiando sobre la traza se baja bien. Os he dicho que es una ruta muy frecuentada 😉

De ahí al Collado de Momin (3.003m) que nos da ya vistas al Roseblanche.

Con crampones subimos a cima (3.336m). Aquí la cagamos!!

Pues la ruta más directa pasa por bajar por la arista con crampones y los esquís a la espalda. No lo vemos claro y optamos por bajar esquiando hacia Prafleuri. De camino intentamos localizar un corredor que sabemos te permite bajar directo. Pero nos pasa lo mismo, desde arriba no lo vemos claro, alguien lo ve demasiado tieso. Total que acabamos yéndonos en un estupenda bajada con esquís hacia Prafleuri. No llegamos hasta el refugio pero casi. Conclusión, con esta doble cagada nos hemos añadido un collado adicional que superar, y un infinito flanqueo por el lago, que ya de por sí es largo si pillas el atajo.

Rosablanche

Subiendo a Rosablanche, vista atrás

Flanqueo agotador con muy poco desnivel y por nieve papa donde nos hundimos irremediablemente. Nos saldrá una jornada de 11h y la mayoría llegamos petados al refugio de Dix.

Lago

Lo que nos hemos comido. Todo el flanqueo del lago visto desde el Pas du Chat

Día 3: refu Dix – refu Nacamuli


Salimos como todo el mundo del refugio de Dix, que lógicamente estaba a petar. De ahí al Collado de Brenay (3.639m) y la pared de la Serpentine.

Collado Brenay

Subiendo al Collado de Brenay (3.639m)

De ahí continuamos hasta la cima del Pigne d’Arolla (3.796m) donde las vistas son impresionantes. Cervino, el resto de la ruta hacia el Coll de l’Evêque, …

Vistas desde Pigne d'Arolle

Vistas desde Pigne d’Arolla (3.796m)

La bajada desde el Pigne d’Arolla es bestial. Está tan pisada que se han hecho bañeras y todo. Nieve estupenda! Al dormir en Nacamuli nos ahorramos el saturado refugio de Vignettes que es sin embargo impresionante de ver por lo colgado que está al borde de un precipicio. Pero al no encontrar plaza para mí nos movimos todos al refugio Nacamuli que está más allá del coll de l’Evêque, en Italia. Hay que bajar hasta 2.800m pero será un lugar más acogedor con tan solo 18 personas pasando la noche. Y comida italiana!!

En el coll de l’Evêque pillamos niebla, y nos complica bastante la bajada porque pasa por encima de un glaciar con seracs. Entre mapa, GPS y la traza de anteriores esquiadores llegamos al Col Collon entre la niebla  sin problemas. Después flanqueo vertiginoso hasta el refugio Nacamuli, pasando a toda velocidad por encima de alguna grietilla y cerca de algunos agujeros que no tienen tiempo de intimidarme.

Día 4: refu Nacamuli – Zermatt

Vuelta al coll de Collon sobre una nieve como una piedra, con ganivetes, y aún así sufriendo por la fuerte pendiente. Esas vueltas maría con el vacío detrás me siguen costando. Se nota el bagaje de esquiador de pista…

Después de esto otra bajadilla corta y después de cruzar un largo glaciar atacamos el Coll de Mont Brulé. Ojito que la tendencia natural es irse al col de Tsa Tsan más evidente. En este caso el ejército de hormigas nos marca el camino…

Según condiciones se puede subir con esquís pero este año claramente hay que hacerlo con crampones.

Coll de mont Brule

Subiendo al Coll de Mont Brulé (3.213m)

De aquí nos dejamos caer al Val de Valpelline, para foquear eternamente entre la niebla hasta el Coll de Valpelline. Qué glaciar más infinito!!

Val de Vallpeline

Foqueando en la Val de Valpelline

Y luego ya, el premio!!! bajada de más de 2.000m de desnivel hasta Zermatt!

La niebla nos irá persiguiendo en la bajada, pero llegado un punto ya no bajará más. La bajada con esquís es sencillamente un regalo inigualable para todo el esfuerzo de la travesía. Todos esos collados atravesados, todas esas horas de esfuerzo se ven recompensados con esta bajada con vistas inigualables al Cervino y su más agreste cara Norte.

Cervino

Cara Norte del Cervino

Un placer!!!

Luego sólo nos queda caminar diez minutos por una pista de tierra hasta enlazar con las pistas de Zermatt.

Pero la jornada no acaba aquí. Luego cogeremos un taxi que nos devolverá a Le Chable para recuperar los coches y desplazarnos a Chamonix.

Para mí el fin de la ruta, pues al día siguiente vuelvo a Barcelona.

Pero qué gusto!

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: