El día 1 de enero después de la comilona familiar salgo hacia la Molina para pasar la noche con Montse y Xavi. No necesito ni cenar!!

Al día siguiente nos acercamos a la Borda / refugio de Sorteny, en Andorra. Es un desvío pasado El Serrat. Desde el parking se tarda una media hora en esquís de montaña, así que se encuentra todo tipo de gente que se acerca a comer o a pasar el día. Raquetas por un tubo, niños en trineo, etc…

En la pista hacia el refugio

Llegamos tan tarde a Andorra que nos comemos todo el atasco de entrada en la frontera para las compras de Reyes, con lo cual ese dia no hacemos nada. Por la tarde, ya en el refugio, aparece un grupo de esquiadores del CEC de unas trece personas. Hay algún conocido en el grupo y charlamos algo con ellos, hasta que nos separamos para cenar…tenemos cena especial jeje..

Si alguna vez vais al refugio de Sorteny, sobretodo pedid cena con fondue. Es más caro pero, vale la pena!!

El refugio tiene todas las comodidades de un refugio a pie de carretera: calefacción, edredones, ducha, …lujo en la montaña!

Al día siguiente salimos con un día estupendo, de esos que siguen fundiendo la poca nieve que hay.

El objetivo es el Pic de l’Estanyó. La parte de bosque antes de llegar al lago está con una nieve genial, de esa que ha estado a la sombra protegida por los árboles y la orientación que tiene, y sigue en estado polvo.

La carena pelada

Al salir al lago ya vemos otro panorama desolador.

La carena está muy pelada, no se ve contiuidad con nieve. No es sorpresa, ya nos avisaron en el refugio, y nos planteamos por dónde subir.

En la carena, sin esquís

Pero bueno, somos esquiadores y alpinistas así que subimos con esquís hasta la carena por la parte continua de nieve, mirando al pic hacia la izquierda. Y ahí dejamos los esquís, ponemos crampones y para arriba. Se hizo largo, largo. No deja de ser un 2900m.

La carena tiene alguna rampa inclinada que con nieve dura, mejor que no te caigas, pero se hace bien con piolet y crampones.

 

En la cima viento y frío, así que salimos de ahí rápido para comer algo protegidos debajo del collado.

Momento para un miniconsejo 😀

Que vamos, que a poco viento que haga no hay que ponerse a comer ni en cimas ni en collados. El viento siempre es más fuerte en los collados, sólo tienes que buscar la vertiente a sotavento y bajar un poquito para que no te de el aire.

Cerca de cima, Vall Nord al fondo

Después deshacer el mismo camino por la carena, y por fin, nos calzamos esquís! pese a ser principios de enero hace un calor que ha fundido bastante la nieve, está húmeda en alguos tramos, lo cual dificulta el esquí para Xavi que tiene poca experiencia. Probará la nieve de distintos sabores tomando muestras aquí y allí de morros :S

Bonitas trazas…este tramo estaba bien

Pero se baja bien. La mejor parte la de bosque con nieve polvo. Pero es un bosque muy cerrado y Montse y yo nos damos unas cuantas ostias por tirarnos a saco, sin consecuencias. Bien disfrutón!

Xavi hace ese tramo con los esquís a la espalda, sabia decisión para su nivel.

Despendule por el bosque 🙂

Los dos días siguientes esquiaré en pistas, juntándome con Maite y Gemma. Pero no hay mucho que contar, nieve dura de tanto recibir sol y rehelar por la noche. A ver si nieva!!!

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: