Tag

alaska archivos - Sisifo Escalador

Alaska #5 – Seward y Homer

By | Uncategorized | No Comments

Con esto ya acabo la crónica de Alaska.

De Valdez nos fuimos hasta Seward, en coche porque el ferry valía una pasta!

Un día de mierda en Seward, de hecho el único en las tres semanas. Una suerte increíble con el tiempo!!! lo típico de “traemos el sol de España” jeje.

Así que sólo vimos el museo de vida marina que hay allí. Vale la pena, tienen animales cautivos y sabe un poco mal verlos ahí después de haberlos visto en libertad. Pero es lo que hay, para que la gente pueda ver animales.

Y después de eso nos vamos para Homer.

Qué hacer en Homer?? pescar Halibuts o ir en kayak. No hay más…ah, fuimos al cine!

Halibuts

Grupo enseñando sus capturas. Pillan bichos de 50kg!

El pescado que pillas te lo cocinan en los restaurantes del muelle, o lo puedes envasar y enviártelo a casa. No sé qué valdrá mandar 50kg de pescado por avión…pero parece que vale la pena.

Y nosotros por supuesto optamos por el kayak. La mejor manera de ver fauna de cerca.

Gaviotas

Gaviotas, puffins, cormoranes y demás bichos volantes

Aguila calva

Aguila calva

posando

Aquí estamos posando para la foto 🙂

Nutria

Nutria de mar en posición de reposo

Focas

Focas tomando el sol en el muelle!

Al día siguiente nos volvimos para Seward, a terminar lo que teníamos pendiente, ahora ya con sol. Impresionante el Harding Ice Field con casi 800 km cuadrados. Hay que subir por el Exit Glacier unas cuantas horas a pie. Creo que eran unos 900m de desnivel, o sea sólo apto para montañeros o gente en forma, a no ser que os queráis pasar todo el día!

Ice field

Harding Ice field

El camping de Seward es barato, tipo self service. Te registras tú mismo y dejas la pasta en un sobre en un buzón. Y listo…

De ahi ya la vuelta a casa. Pasamos por Whittier, totalmente prescindible. El pueblo más feo que hemos visto. Era una antigua base militar y ahora lugar de llegada con el ferry.

Hay otras pequeñas paradas y más anécdotas, pero ya llevo cinco posts con Alaska y ya es más que suficiente.

Si alguien necesita más detalles que me escriba o comente. 🙂

Alaska #4 – Valdez

By | Uncategorized | No Comments

Y ahora ya para la costa!!

Bajamos hacia Valdez, pasando por Thompson Pass. Curiosamente hay más nieve en las montañas de la costa que en el interior.

Muntanyes

Montañas nevadas en la bahía de Valdez

Lo más relevante en Valdez es la fauna marina. Cogemos un crucero de varias horas que te pasea por la bahía Prince William Sound, donde veremos todo tipo de fauna.

Lulu

El barco Lulu Belle

Hay otros cruceros, pero el Lulu Belle es el que nos recomendaron en el Visitor Center porque no tiene horario cerrado de retorno. Se nota que al capitán le gusta lo que hace! estuvimos buscando ballenas..y luego con ellas…todo el tiempo que hizo falta. Eso sí, el tío no calla ni bajo el agua 😛 tiene un sistema de altavoces que le permite navegar y narrar de todo al mismo tiempo. Hasta los americanos perdían el hilo y desconectaban.

Al menos se nota que le gusta y por eso da un servicio cojonudo.

Leones marinos

Leones marinos juguetones

Ballenas

Ballenas

Conforme nos acercamos al glaciar Columbia vemos cada vez más icebergs flotando en la corriente, hasta que llegamos a un punto donde es mejor no avanzar más. así que la típica imagen de la pared del glaciar que se desmorona no será para nosotros. Nos quedamos a unos cuantos kilómetros!

Icebergs

Icebergs acercándonos al Glaciar Columbia

Otra cosa a ver en Valdez es el Salmon Gulch Hatchery. En vez de dejar los salmones subir por el río les ponen una barrera para que terminen en una factoría. Allí les dejan hacer la inseminación y luego crían los salmones que nacen, para devolverlos al mar posteriormente. Eso les hace volver al cabo de 1-2 años.

Salmones

Salmones contra corriente

No llegamos a verlos pero había una osa y sus oseznos que se dedicaban a venir a pillar unos cuantos salmones cada día. Como hay abundancia se comen sólo las partes más grasas. O sea, lo que sí vimos fueron restos de salmones destrozados…si algún día váis, igual tenéis más suerte.

O si no queréis dejarlo a la suerte….MADRUGAD!!!! 😛

Alaska #3 – Wrangell-St Elias National Park

By | Uncategorized | No Comments

Desde Cheena Hot Springs nos vamos para abajo hacia Wrangell-Sant Elias National Park.

Hay dos pistas de tierra que cruzan el parque. Una por arriba y otra por abajo.

Cogemos la que sale de Chitina en dirección a McCarthy. Una pista de 100km de tierra que está en bastante buenas condiciones. Tardamos unas dos horas y media en hacerla con un Nissan Murano. Pero hay autocaravanas y todo!!

Y eso pese a lo chunga que nos dice que es el ranger de turno. Los EE.UU. me tienen un poco despistado porque por un lado hay un gran nivel de emprendeduría, o sea asumir riesgos, pero cuando preguntas para hacer algo te lo pintan siempre super chungo, como si fuera super arriesgado.

Parecía que nos metíamos en el infierno por las descripciones del ranger 😛

Pero nada que ver, ni es ni mucho menos comparable con las pistas que hay en Pirineos.

Puente

Uno de los puentes que cruzamos en la pista. Un solo carril. Antes no había protección en los lados!

La carretera no llega hasta McCarthy. Hay que cruzar un puente a pie para llegar. Y nosotros acampamos en un camping unos 500m antes del puente.

McCarthy era la ciudad de vicio y perdición para los mineros de Kennicott. Y luego siguió como centro para turismo una vez se abandonaron las minas. Lo curioso es que no hay forma de cruzar el río si no es en invierno por encima del hielo. Antes llegaba el tren para trasladar el mineral de cobre.

Y la ciudad está llena de coches abandonados, allí donde se quedaron. Sorprende!! y se ve triste también.

McCarthy

Coches abandonados en las calles del pueblo

Hay minas en altura que se pueden visitar. Subimos hasta Bonanza Mine, a unos 1700m con unos buenos 1300m de desnivel. Poca gente, claro, pues eran unas tres horas a pie (como decía antes de lo exagerado, según info de rangers de 4 a 8h subir!). Y siempre con el riesgo de ver osos, claro.

Bonanza

Bonanza Mine, a 1700m. Trabajaban 363 días al año! menudas condiciones habría aquí…

Kennicott era el centro donde se procesaba todo el cobre, que bajaban con los aéreos. Está hecho un desastre. Ahora han empezado a restaurarlo y justo lo cerraron a visita cuando estábamos allí por el riesgo de caerse.

Kennicott

Kennicott

Además de eso no es nada despreciable el Glaciar, de hecho son varios glaciares que se unen. Una de las actividades que promueven es ir a clavar los crampones por encima, pero obviamente lo descartamos porque era puramente para guiris 😉

Glaciar

Vistas al glaciar desde Bonanza

Hay varios picos alrededor tentadores, pero no hay información clara sobre caminos para llegar. El bosque, que suele llegar hasta lso 800m de altitud, es superfrondoso. Ningna opción de meterse campo a través. Así que descarté hacer ningún pico muy a mi pesar 🙁

Pero es posible si vas preparado con información y equipo…un machete??? jeje


A la vuelta por Chitina vimos cómo pescaban en Copper River. Como el salmón ya no come mientras sube el río, lo que se hace es pillarlos con una red. Y los cogen como churros. Vimos varios entrar y salir con un salmón.

Aquí el vídeo que lo ilustra.

Viaje a Alaska #1. Primeros días: Anchorage, Talkeetna, Denali

By | Uncategorized | No Comments

Rosa y yo ya llevamos una semana por Alaska y la experiencia realmente vale la pena, pese al coste. Es muy recomendable alquilar coche. Todavía no tengo claro si un SUV es necesario. De momento todo lo que hemos hecho se podía hacer con un turismo normal y corriente. Aunque ahora nos meteremos en Sant Elias National park y parece que hay que hacer una pista que puede estar chunga. (update: para ir a Wrangell-Sant Elias National sí es necesario, es una pista de tierra de 100km)

Lo hecho hasta ahora: Volamos de Barcelona a Frankfurt con Lufthansa el sábado 7/7. De ahí salir al checking tras recuperar las maletas, pero no sin cierto estrés porque Lufthansa curiosamente se retrasó. Ahí facturamos con Condor. La mejor opción! Vuelo directo desde Frankfurt a Anchorage o a Fairbanks. Recomendable ir a Anchorage porque Fairbanks no tiene nada. Nota: en aeropuerto de origen deberían ser capaces de mandar las maletas hasta destino final aunque sean dos reservas y compañías diferentes. Se evita mucho estrés.

Si vas con otras compañías te añaden una escala en Estados Unidos y el viaje se te convierte en más de veinte horas fácilmente, con el estrés de las maletas y los tránsitos teniendo que cruzar además la aduana americana con poco tiempo para el tránsito.

Anchorage

Teníamos coche en el mismo aeropuerto con lo cual todo fue sencillo, bueno, ya con la ostia que pagamos por el alquiler de veinte días de coche. Pero hay que reconocer que da mucha flexibilidad, y eso es precisamente lo que buscábamos. Al llegar nos dimos una vuelta por Downtown. Te sorprendes de lo pequeño que es todo, pese a la gran extensión que parece tener en el mapa. Además había market.

Primera birra

Primera birra en Alaska!

Hay wifi en la mayoría de locales así que se puede pasar sin 3G. Tras localizar el 6th Ave Outfitters, la tienda para equiparse para backcountry (por cierto con gran enfoque a la pesca), nos metimos el salmón de turno en Phyllis Cafe. El salmón estaba cocinado al grill pero decepcionó un poco por la salsa que le metieron. En otros sitios lo hemos comido mejor posteriormente. El plato estrella del lugar era Crab, pero en plan “all you can eat”. Para otro día jeje.

Dormimos en un hostel en habitación de 6. Se llama Spenard Hostel y es bastante agradable aunque no estuvimos mucho rato para apreciarlo. Lo suficiente para coincidir con unos checos y unos alemanes. Los checos habían pillado viaje organizado en una parte del viaje y venían algo decepcionados. Iban esa última semana por libre pero con el inconveniente de no tener coche. Me recomendó algunas cosas que contaré una vez las haga por mí mismo.

Talkeetna

El siguiente día nos fuimos hasta Talkeetna. Es un pueblecito enano con pocas casas que tiene su encanto pero está plagado de turistas. No sé todavía el motivo. Nosotros nos pensábamos que era el pueblo donde se rodó Doctor en Alaska pero al ver que no había ninguna referencia confirmamos por wikipedia que nos habíamos colado. Una pena… Lo que sí tiene es que es el punto de partida para el McKinley.

Se sale desde aquí en avioneta para aterrizar en el glaciar justo en el Campo Base por la ruta más frecuentada. Un ranger nos explicó la ruta y sus peligros y problemas. Aunque los Rangers están presentes en muchos puntos y campos de la ascensión. Por lo visto hacen falta entre 17 y 21 días para hacer la ascensión! Y es un 6200m…si vieran como hacen las de Perú! Tienen hasta una cámara hiperbárica hinchable en un campo a 3.200m porque hay casos de mal de altura graves.Supongo que tendrán mucha gente de NY que lleva toda la vida a cero metros de altitud.

Talkeetna es prácticamente una tienda de gifts gigante. Así que nada con mucho interés para nosotros. De ahí nos fuimos a dormir a un B&B (Bed and Breakfast) bastante chulo: Grace & Bills B&B. Muy recomendable, si tenéis los ciento y pico dólares que cuesta una noche. Está en las afueras en lo alto de una colina con vistas estupendas al Denali National Park y en especial al McKinley y picos cercanos.

Macizo McKinley

Vistas desde el B&B al macizo del McKinley

Aproveché para correr un poco por las pistas de tierra de alrededor. Único día que he salido a correr hasta la fecha. El resto ha sido hacer el gocho con la gastronomía local, que en general siempre va acompañada de una buena ración de “French fries” (patatas fritas). Los desayunos como de costumbre siempre llevan huevo (fritos, revueltos o en tortilla) y otras aportaciones ultracalóricas como bacon, salchichas, pancakes, tostadas mojadas en mantequilla, etc.

Denali National Park

De Talkeetna fuimos hacia el norte hasta llegar a la entrada del Denali National Park. Acampados en Riley creek, pero justo en la entrada. El parque está muy frecuentado y hay que llevar reserva con antelación. No llegamos a hacer backcountry (o sea acampada libre dentro del parque) pero necesitas permiso especial. No estoy seguro si hay que reservar también. Lo que es seguro es que te hacen una charla sobre cómo actuar en el parque respecto a vida salvaje y residuos. Te dan un contenedor especial para llevar toda la comida y evitar que los osos puedan abrirla. Así no se acostumbran a que los humanos llevan comida.

Vistas en el camino

Vistas en el camino.

Nosotros nos fuimos a Wonder Lake donde teníamos reservadas tres noches. Nos avisaron de los mosquitos y compramos head nets. O sea una rejilla para proteger la cabeza. Parecía exagerado pero luego se confirmó que no lo era!!

Mosquitolandia!

Wonder Lake. Intentando protegerme de los mosquitos. Picaban a través de camiseta, pantalones y calcetines!!

Hay que coger un camper bus que recorre toda la pista de tierra que cruza el parque por el norte, y de este a oeste. Wonder Lake está a 85 millas pero tarda entre 4 y 6 horas por las paradas que hace, y el ritmo que es lento. Eso sí, si alguien ve algun animal se para el rato que haga falta para sacar fotos sin salir del bus. En Wonder Lake flipamos con los mosquitos. Yo lo recomendaría para pasar una noche pues te permite cruzar todo el parque (desde 600m a 1300m de altitud). Wonder Lake está bajo, y cerca de un lago y del río McKinley. Y con vista perfecta sobre el McKinley si tienes el bollo de encontrar una mañana despejada. Por las tardes siempre se lía. Es curioso porque se ve formarse cumulonimbus pero no hay tormentas, sólo pequeñas lloviznas.

Osa y oseznos

Osa y oseznos, de camino desde el bus

Al fondo se ve el McGonagall pass (o algo así), un paso que usaron los pioneros para llegar al glaciar. No hay ruta y por lo visto es muy jodido cruzar el río. Además que hay unas cuantas millas que patear hasta llegar al paso. Parecía un hiking interesante porque daba al glaciar y podrías verlo desde un lado. Vistas seguro que muy chulas. Pero el ranger (que nos hizo una charla muy amena sobre flores del parque) me desaconseja totalmente meterme. Primero porque hay experiencias de gente que la ha palmado cruzando el río, y segundo porque iba a necesitar por lo menos un par de días para ir y volver. Luego cuando vi el mapa lo entendí! estaba a escala 1:225000 con razón parecía cerca… Cada cuadradito eran 5km aprox!

McKinley

Vistas del macizo del McKinley desde el camping Wonder Lake

McKinley

Mount McKinley en todo su esplendor – cara N-NE

Hay pocos trails abiertos en el parque. Se trata bien bien de ir campo a través. Pero en la zona en la que estábamos había mucho matojo / bosque con lo cual avanzar se hacía imposible. Primero nos fuimos hacia el lago, a saco avanzando con dificultad por la tundra que se hunde bajo tus pies. Pero la horda de mosquitos que nos rodeaba en todo momento fue bestial. Me picaron en rodillas, hombros y tobillos a pesar de la camiseta, los calcetines y los pantalones. Suerte que llevaba la red para la cabeza.

De ahí nos salimos todo lo rápido que pudimos hacia la pista. Y seguimos por ella hacia Kantishna, sin llegar a ella porque está a 9 millas. Tuvimos el bollo de cruzarnos con un moose (alce americano) que se estaba metiendo ciego en una charca con la vegetación del fondo. Les encanta los fondos de las charcas. Te dicen que el moose puede cargar contra ti si considera que estás muy cerca, y que tienes que salir corriendo haciendo zigzag porque es poco ágil y con suerte se cansará de ti si te alejas lo suficiente. A nosotros no nos quitaba el ojo! Seguimos por la pista sin parar, pero no sin aprovechar la ocasión para sacarle unas fotos.

Moose

El moose muy atento a nuestros pasos – y nosotros a los suyos!!

Por la tarde cogemos el trail del río -el único trail existente-, que está a unas 2.5 millas del campsite. Y llegamos al río McKinley que es francamente impresionante por lo ancho. Si tuviera que cruzarlo sería algo serio. Contaba un ranger más tarde que lo cruzó una vez remontando el río ¾ de milla. Pero que en uno de los varios riachuelos en que se subdivide se tuvo que meter con agua hasta la cintura. Glups…

De ahí ya a cenar y dormir. Descubrimos que el Relec más fuerte de todos sí es efectivo con los mosquitos. Apuntad! Lo cual libera un poco. Ahora sí, los cabrones me picaron a través de la camiseta, calcetines y pantalones. Volví servido de picadas. Con lo cual os recomiendo Wonder Lake por las vistas de McKinley, pero para pasar una sola noche. Lo ideal debe ser backcountry en la zona más alta del parque. De hecho donde vimos más osos… Y la vegetación permite avanzar sin problemas en alguna dirección. La zona de Wonder Lake es bosque frondoso con tundra. No hay quien avance y tampoco tienes visibilidad. Además de los mosquitos…

McKinley

Foto típica del McKinley, con el reflejo en la charca

A la vuelta lo único a destacar es que nos encontramos con un moose que se estaba poniendo morado en una charca, pero a escasos diez metros de nosotros. Tuvo publireportaje de todos los pasajeros del bus! Luego se tomó el lujo de cruzar la pista por delante nuestro. Estuvimos todos muy aplicados y muy callados, y por eso no lo espantamos.

Moose

Moose comiendo del fondo de la charca

Después de esto.. Y las 6 horas de Camper bus para cubrir las 85 millas hasta la entrada, nos despedimos de Denali. Siguiente parada en Canyon a tomarnos una burguer y después parada en un cutrecamping en Healey. Cutre pero barato y tenía wifi, laundry y duchas. Qué más se puede pedir jeje!

PD: añadiré fotos cuando pueda pasarlas…las hay francamente chulas y exóticas para nosotros. (update: fotos añadidas)