Tag

chamonix archivos - Sisifo Escalador

Travesía en los Alpes – Chamonix

By | alpinismo, Uncategorized | No Comments

Hace ya unos cuantos días a finales de julio, estuve con Alex de travesía por glaciares en Los Alpes.

 

El sábado salimos desde su casa en Montpellier, bien pronto, alucinados por lel atasco bestial que había ne la autopista a las siete de la mañana!! en dirección contraria, a por el sol…por suerte para nosotros.

 

Pero no pienses que nos libramos. Al llegar a Chamonix los que iban al túnel del Montblanc tenían 1h30 de espera, y la cola llegaba hasta la carretera afectando a los que iban a Chamonix. Vaya tela!!!

Argentière y Aiguilles Rouges

Bueno, de ahí a Argentière y como somos muy machotes 😛 no cogimos teleférico y salimos a pie desde le mismo Argentière después de comer bien, por supuesto. Algo tarde, era la una y pico y la cena en el refugio de Argentière (2..771m) supuestamente a las siete.

Se nota que he estado corriendo por montaña y que ayuda a la forma porque tiraba más en la subida, aún yendo cargado. Y eso que del peso he perdido la costumbre. La primera parte hasta el refugio de Lorgnan la hicimos bastante rápido, cerca de hora y media. Nos tomamos algo y seguimos para arriba.

Refugio de Lorgnan, principio del glaciar

La parte siguiente ya es más liosa, subes un poco más bordeando la parte más rota del glaciar por roca, todavía hay turistas por ahí admirando las vistas. Y luego ya te metes en el glaciar en un tramo plano. Como a Alex le gustan los glaciares rápidamente acabamos por en medio pisando hielo con toppings de piedrecitas y rocas. No hace falta crampones ni encordarse, que es todo muy obvio. Las grietas se ven a distancia…

Después hay otro momento donde el glaciar se pone convexo y está totalmente roto. Tienes que ver el glaciar como un fluido muy denso, va cayendo a un ritmo muuuy lento, en las zonas cóncavas hay más presión y menos grietas, en las zonas convexas se rompe por todas partes porque la parte de abajo cae más rápido, a su ritmo también claro 😛

En el glaciar de Argentière

El mismo mapa ya marca el camino, hay que meterse de nuevo en rocas para rodear esta parte que no parece nada franqueable. Marcas amarillas gigantes que marcan una escalera que sube unos cuantos metros..

Es de esas que no me gustan, muy fácil porque es una escalera pero expo porque como te caigas…uy

La escalera

Después de flanquear bastante por roca y destrepar volvemos a estar en el glaciar. Si vas a ir por ahí, sobretodo, mantente por la derecha. Se ve evidente que tiene menos pendiente y está menos roto. Por dónde fuimos nosotros? obiviamente por la izqueirda y acabamos en un mar de roca y hielo roto, perdiendo el tiempo de mala manera. Al final por fin apareció el camino, marcas amarillas de nuevo. El refugio está como escondido, subes por el camino sin haberlo visto aún. Como para ir perdido por ahí…

Total que llegamos a las ocho y pico, en unas 7h en total más que las indicaciones de lso carteles. Suele pasar cuando sales del camino en mi opinión. Debimos hacer unos 1700 o 1800m de desnivel positivo, con mochila con arnés, cuerda, crampones. Nada acostumbrado.

La guarda del refu conocía a Alex y le dice “tarde, como siempre”…no haré comentarios 😛

Pero nos dio de cenar. Nuestra intención era pasar por el col de Chardonnay hasta el refugio de Trient, para más adelante volver a Francia al refugio Albert 1er. Pero la guarda puso el grito en el cielo con ese collado. Muy peligroso por caída de piedras.

Los Alpes están muy secos este año, de hecho han cerrado al ruta normal a Gouter porque en el couloir aquel que los catalanes llamamos la bolera porque caen piedras aleatoriamente, ahora ya es francamente peligroso cruzar. Refugio de Goûter nuevecito recién hecho, y cerrado. Ay…

 

Tuvimos debate esa noche y también por la mañana, entre si ir a mirar al collado o bajar directamente. Hay cuatro gatos en el refugio de Argentière, al verdad, porque es un poco cul de sac si por ahí no se puede pasar.

Grandes Jorasses al fondo

Al final por la mañana decidimos bajar. Esta vez usando teleférico. Son 4h30 hasta llegar al teleférico. Luego decidimos abajo qué hacer.

De vuelta, antes de griimpar por la roca

Como teníamos reserva en Trient decidimos hacer jornada a saco y llegar hasta el refugio pasando por el Albert 1er. Esta vez con todos los teleféricos posibles. De hecho nos comemos un bocata en el mismo trayecto para ganar tiempo. El Albert 1er es el refugio más concurrido por turistas de todo el valle, porque se puede llegar andando por camino de tierra y rocas y e quedas encima del glaciar con vistas bien impresionantes. Vamos que el refugio es ahora un restaurante a la carta!

Montblanc desde el valle

Otro momento de crisis, Alex quiere meterse por el glaciar porque lo ve más directo, pero está roto de cojones, al final acordamos ir a buscar el camino más arriba cruzando a través por la morrena porque ya nos hemos salido del camino. Y luego el tramo siguiente es una autopista. Hay una traza por la nieve de la ostia, aunque se cruzan algunas grietas que dan yuyu por su exagerada dimensión y su profundidad indiscernible. uuuuy

Alejados del camino…

Aquí no cabe decir que vamos encordados full equipe!!!

Antes del col du Tour

Hacemos otra cagada, en vez de coger el col du Tour superior, por donde va la mayoría de traza, nos vamos a buscar el normal porque se supone que es más plano y menos lío. pero al llegar nos encontramos que no hay nieve suficiente y tiene un hoyo de unos veinte metros de profundidad, infranqueable.  Flanqueando a la izquierda, y grimpando por roca protegiendo con cuerda conseguimos pasar…pero bueno…alguien ya había pasado por allí pero tenía el riesgo de no saber qué había detrás. Riesgo de ser una liada y llegar tarde a cenar, más que nada 😀

Por suerte fue cojonudamente bien, y entramos directos en el glaciar. Largo glacar casi plano hasta el refugio.

Glaciar de Trient

Ahí cometimos el error de estimar que estaba cerca y no comer, con lo cual estuvimos cruzando, con el coñazo de los monticulillos que hace la nieve fundida que te hacen la pisada inestable. Y si ya tienes signos de cansancio como en nuestro caso se vuelve un coñazo. Luego ya traza, subir al refugio por el camino,etc. con viento muy bestia!!

Al final llegamos para sentarnos a cenar, 12h de pateo en total. Uf.

Pero con desnivel, glaciar, mochila pesada, etc…que nos dejó trinchados. Alex se va a dormir al poco de cenar. Yo me quedo a estirar un poco, pensando en el día siguiente. Cura de sueño salvaje, levantándonos para desayunar a las siete.

El tiempo sigue fatal, con viento fuerte y los picos tomados por las nubes. Así que descartamos la Aiguille du Tour que estaba en el plan desde el principio, con ida de dormir luego en Albert 1er.

Volviendo por el glaciar de Trient

Hace rasca, mucho viento

Y simplemente cruzamos por el col du Tour Superior que es bien sencillo hasta llegar al refugio Albert 1er. Como es pronto cancelamos reserva y nos bajamos al pueblo. Y qué toca cuando bajas de una excursión a la civilización??? COMER!!!!

Col du Tour superior. Parece vertical pero es fácil

Bajando al refugio Albert 1er

Y después de eso ya volver a Montpellier y al día siguiente a Barcelona.

La verdad que hacía mucho pero mucho tiempo que no me metía por glaciares. El primer día no me sentía nada suelto, luego mejor. Enseguida perdí la noción del tiempo, no sabía qué día era. Qué placer!!!

Porque en realidad varios días de vacaciones los he dedicado a currar con nuestro gimnasio LynxCross que ya puedes visitar y usar 🙂

Y esto ha sido una desconexión total. Me encantan los Alpes!

Vacaciones Dolomitas – Alpes

By | Uncategorized | No Comments

Ya volví hace una semana. Aquí el resumen.

Estas vacaciones han sido en el continente. Primero estuvimos en Dolomitas.

Nos fuimos Lorenzo, Sabina, Agnès, Pep, Juanma y yo.

Agnès y yo, en el largo camino en coche

La verdad que hay que tener ganas pues al final son dos días de viaje. La peor parte los puertos de montaña llegando a Cortina d’Ampezzo con tráfico lento. Aunque hay mejores rutas, en realidad subir por Venecia parece la mejor a tenor de lo que tardamos a la vuelta por distintos caminos.

El primer día tuvimos regalo dolomítico. Subimos todos a Cinque Torri y de ahí cada uno a lo suyo. Pep y Juanma vía larga, Lorenzo y Sabina una vuelta, y Agnès y yo deportiva.

El cielo está amenazador pero es todavía pronto. Tiempo de escalar una vía y ya empieza a chispear y en nada se convierte en un tormentón de los guapos, con viento, frío, y demás.

Llegamos empapados al refugio y nos reunimos con el resto. Qué buenas están las tartas 🙂

Al día siguiente ya vamos para vía larga. De nuevo con Agnès, esta vez madrugando. Durante julio todavía dejan llegar a Cinque Torri en coche. Después lo cierran al tráfico y hay que acceder con navette o con telesilla.

Agnès de primera y yo en la R con otra cordada

Cogimos una vía sencilla de III – IV, tanto que resultó ser la que usan los guías para subir a gente que no tienen ni idea.

Y la verdad, no moló mucho. Un guía nos preguntó si podía pasar delante, preguntando si éramos rápidos. A santo de qué, si el va con dos que no han escalado en su vida!

Bueno, pasamos delante y se quedó detrás esperando aunque parece que lo de esperar les puede y terminó cambiando de plan. Otros guías con otros “escaladores turistas” vinieron a sustituirle.

También subía otra cordada por la arista, nuestra vía flanqueaba para encontrarse en el mismo punto. Total que al poco estamos en una R con un solo punto, un cimentatto, yo asegurando a Agnès que no puede poner nada por delante y tiene factor 2 sobre la R, y una chica asegurando en la misma R a su pareja que sube de segundo. Welcome to Dolomites!!

La otra cordada también tiró arriba por la misma vía al inicio, con idea de moverse a la izquierda pero la realidad es que usó un par de chapas compartidas. Y cruzamos cuerdas, y hubo riesgo de factor 2 sobre la R hasta que no chapó la primera más arriba.

Vamos, a los que hayan leído “Seguridad y Riesgo” es para tirarse de los pelos.

Mientras tanto veo un alemán con pinta de saber lo que hace montar una R sobre dos parabolts con una baga. Pero sólo con una baga, alondra en cada parabolt y listo, ya tiene una R. Pero los parabolts no cortan bajo impacto?? para eso se metían mosquetones….

Bueno, todo esto no me gustó y la idea de escalar por ahí quedó descartada de mi mente. Después de tiempo sin escalar ni ir al roco (sigo con la tecnología en norbertrovira.com), estaba también en uno de los peores momentos en cuanto a confianza.

Lorenzo en la Brigatta Tridentina

He intentado salir a correr algún día, cuando los compromisos lo permitían pues algún día tocó cenar fuera o ir de compras.

Otras actividades en Dolomitas fueron la ferrata Brigatta Tridentina que pudimos compartir con Lorenzo, una vuelta por la carena enfrente de la Marmolada disfrutando de todo su esplendor y la vuelta al Pelmo que es bastante chula.

Marmolada

Entre medio colé una tarde una ascensión al Nuvolao (2575m) en trail running saliendo desde el parking del telesilla al atardecer. Es un pico que está por encima de Cinque Torri. Chulo, chulo, con refugio en la cima por supuesto..las vistas espléndidas a varios valles y bajar de vuelta por las pistas recto abajo en media hora es un placer. Me recuerda al esquí de montaña. Si se pone feo estás abajo en un plisplas. Será por eso que Kilian hace las dos cosas? No sé…probablemente porque es lo que te permite ir más libre y ligero.

Panorama llegando al Nuvolao

Después de una semana en Cortina decidimos cambiar de aires hacia Chamonix. Allí ya hemos escalado unas cuantas veces y es más confortable tanto para Agnès como para mí. Además puedes escoger vías con salida a pie por la ladera en algunos puntos. Menos compromiso.

Y eso hicimos, repetimos la “Hotel California”, sin madrugar con lo cual nos dio para hacer cuatro largos antes de que nos entrara hambre. Lo bueno que dos de los largos nos los habíamos saltado el año anterior para adelantar a unos que iban muy lentos, así que completamos la parte que nos faltaba de la vía.

Las sensaciones fueron muy buenas sobre 4b – 4c, con ganas de escalar más. Y tachán, otra cosa típica de Chamonix, empezó a llover por la noche y así siguió por tres días y cuatro noches.

Comer y compras, es lo que hay si vas de camping.

Conseguí colar un día de correr saliendo de Bossons hacia el glaciar. Pasé más allá del refugio Bossons, unos 500m de desnivel y empezó el diluvio de nuevo, media vuelta cagando leches 🙁

A pie del tercer largo de “Hotel California”. Qué vistas!

El viernes la previsión era regular, pero se levantó con una nube incrustada en Aiguilles Rouges. Visibilidad sólo en el fondo del valle y en los picos más altos. Después de un rato monitorizando las webcams decidimos volver a Barcelona. Por lo visto el día siguió igual de tapado.

Y con esto terminaron mis vacaciones de montaña.

La siguiente semana ha sido de trastear con mis distintos gadgets.

Alpes #3 – Chamonix – Mic est maousse

By | Uncategorized | No Comments

Suena el despertador a las 5h30. Agnès lo apaga y se da la vuelta. Yo me despierto pero también me doy la vuelta.

Total que volvemos a hablar a las siete de la mañana. Y ya está claro que de Tacul nada. No teníamos mochas hechas tampoco ni nada preparado. Nos metimos a dormir tal como llegamos…

Supo un poco mal, porque luego hizo un día genial, pero nada como un poco de escalada en Chamonix para olvidar las penas 😉

Esta vez una vía en la zona de Brevent. “Mic est maousse” 150m 5a equipada.

La reseña está aquí. Y la topo a continuación.

topo

Se accede pasando por detrás del Brévent, en el cruce en vez de bajar hacia Chamonix pasas por la vertiente de atrás hasta encontrar la primera arista.

El primer largo como siempre de calentamiento, no lo disfruté demasiado.

L1

En el L1

El segundo de Agnès tenía un pasito interesante, pero nada más. Y el tercero me gustó. Después de hacer un flanqueo entras en un diedro que te saca arriba. De ahí llegamos directamente a un colladito de donde bajamos a pie.

Agnès también disfrutó del siguiente largo. Un 5a bastante vertical.

Luego vino una pringada.

El siguiente largo está más allá. Empieza con un aleje en una placa donde no hay mucho margen para poner nada. De esa roca con fisurillas que igual con suerte entraría un pitón. Es un 4b pero lo sufro. Alejes de unos 10m, o esa era la sensación 😛

Creo que a la tercera chapa me encuentro que sólo está el espárrago. La estrangulo con un cordino pero me quedo bastante clavado, porque la siguiente la veo muchos metros más arriba, que ni la veía, en una placa vertical. Y no tengo claro que pueda poner algo en el camino.

Tampoco quiero exponerme a una caída de más de 40m. Los 20 que llevaría hata el siguiente parabolt sin contar el cordinillo que está en el espárrago para hacer bonito.

Y tachán…tengo una vira a la derecha por la que se puede destrepar…

Monto R en unos bloques de la vira para subir a Agnès recuperando el material y nos bajamos por la vira. Esta tampoco la hemos podido acabar, pero me quedo tranquilo por no haberme jugado el pellejo.

Por la tarde, por fin sin prisas deambulamos por les Gaillands intentando ver la famosa Fête des Guides que nos perdemos todos los años en Chamonix. Y una vez más nos la perderemos porque nos dicen que empieza al día siguiente.

Y luego birrillas y demás por Chamonix.

Me hace gracia encontrar a un grupillo de unos chavalines tocando en una plaza de Chamonix. Se llaman The Whoop.

Son la única atracción del pueblo, y hay un corro de gente impresionante.

Lo más bonito, la canción de despedida…Hotel California…la vía con la cual empezamos estos tres días de actividad alpina 🙂

Un trocito de vídeo aquí. El sonido es malo porque lo grabé con móvil, pero sonaban bien.

Laaargo finde genial con Agnès y los Alpes, presentes en todo momento. Qué gozada es escalar allí, qué gozada es cramponear en cualquier pico….uf!!

Alpes #1 – Chamonix – vía Hotel California

By | Uncategorized | No Comments

Después de Alaska, pese a toda la naturaleza que he visto, había mono de montaña. Y qué mejor que los Alpes!!

Pues dicho y hecho. El fin de semana pasado lo estiramos cogiendo puente, dándonos margen suficiente para ir a LOS ALPEEEES!

Agnès y yo salimos el sábado a las siete de la mañana, llenos de ganas, con planes de cuatro miles y quizás algo de escalada, sin saber que nos esperaban doce horas de coche hasta Chamonix.

Menudo atasco en Francia!!! además de la caravana, se nos quemó un coche por el camino, las áreas de servicio tenían cola para entrar, bueno que pillamos el peor día del año para circular por Francia.

Queríamos ir directos a Sass Fee, y bueno, pasando por Chamonix decidimos quedarnos allí. Será el finde de la improvisación 🙂

Camping en Les Bossons y decidimos escalar al día siguiente.

Cómo no, en Aiguilles Rouges y sin madrugar demasiado…

Para improvisar, importante tener consigo el libro de Michel Piola “Les Aiguilles Rouges vol.1

Dado que no he escalado mucho últimamente, cogemos una vía asequible semiequipada. En Aiguilles Rouges – Pentes de Planpra. La vía Hotel California 270m 5a.

Aquí la reseña de CampToCamp. Y aquí el topo:

topo

Al llegar nos encontramos con una cordada en el primer largo. Y van lentos de cojones!! esperamos un buen rato y subimos detrás. Suerte que las vistas son guapas :)))

Vistas

Las vistas desde la vía. Aiguille du Midi y todas las cimas hasta el Montblanc


A que da envidia????

Si ya íbamos tarde con la cordada en cuestión ni os cuento…después de los dos primeros largos decidimos saltarnos el siguiente tramo de dos largos para adelantarnos. Es una ventaja de la vía, que son tramos de paredes que se van enlazando y puedes salir a pata entre ellas. Y a la vez es su desventaja, que no tiene continuidad.

El siguiente largo, que sería el L5 (5a), le toca a Agnès y pese a alguna dificultad en algún paso lo saca disfrutando de lo lindo. La cordada que hemos pasado a la brava abandona tras el L4. Así que ya no hay presión ni por delante ni por detrás 😉

El L6 (4c) tiene un inicio un poco feote pero luego hay una placa bastante chula que te hace pensar un poquito como salir de ahí. Ideal para currar mi coco…de siempre lo que más me clava son los tramos muy verticales…como éste…

L6

Agnès, vista en mitad del L6 antes de la placa guapa

Luego le toca a Agnès un tramo que le sabe a poco pues es de transición hasta la R7bis. Incluso me “ofrece” hacer el siguiente largo ella…ja!!! ni de coña!

De hecho para mí es de los mejores largos de la vía. El único realmente semi-equipado, o debería decir mínimamente equipado. Hay unas cuantas fisuras que hay que ir siguiendo hasta el primer parabolt. Se puede equipar perfectamente con friends, incluso uso una cinta en un bloque a modo “bec de roca”.

Me doy el gusto de hacer algún empotre de puño y palma en las fisuras. Me doy el gusto porque no tengo costumbre! y me siento bien haciéndolo…yuppy!!.

El resto ya es puro trámite. Nos dejamos el último largo por hacer, por falta de tiempo. Es que queremos irnos a Suiza esa misma tarde…y comer antes…

Y estando en Chamonix…ummm…donde podríamos parar a comer…pos sí!!! en la Microbrasserie de Chamonix!

Y esta foto de regalo…l’Aiguille du Midi tomada por las nubes

Aiguille Midi

Vamos por carretera hasta Sass Fee para evitar pagar el impuesto revolucionario de la autopista, esa pegata que te da acceso para todo un año, pero es que nosotros sólo queremos hacer un centenar de kms en Suiza 🙁

Y nada, llegaremos a las tantas a Sass Fee. Los pueblos ya duermen y habrá que improvisar de nuevo…pero eso para el siguiente post 😉

Por cierto, aquí está el post en el blog de Agnès.

Alta ruta Le Chable – Zermatt con esquís

By | Uncategorized | No Comments

Estos primeros días de Semana Santa me he apuntado a un plan de última hora para hacer la alta ruta Chamonix-Zermatt con esquís. Un “must do” de todo esquiador de montaña.

Debido a la popularidad de esta ruta el grupillo Blai, Neus, Igor, Aitor, Montse, Narcís, Enri y yo no pudimos encontrar refugios en el orden normal de la ruta, con lo cual la organizaron haciendo primero el tramo Le Chable – Zermatt y después el tramo Chamonix-Champex..aprovechando que la alta ruta típica tiene un enlace con transporte rodado entre esos dos tramos. Yo sólo me apunto al tramo Le Chable-Zermatt para poder disfrutar del resto de vacaciones en Pirineos, en buena compañía.

Salimos el viernes hacia Suiza con parada a hacer noche en un Etap cerca de Valence. A la una del mediodía del sábado ya estamos en Le Chable. La etapa es simple, coger los remontes que te dejan por encima del refugio de Montfort y bajar esquiando. Pero con la alegría de encontrarnos todos y comer cometemos un error, que por suerte no será premonitorio de nada futuro 😉

Llegamos a comprar el forfait a las tres de la tarde y nos dicen que ya no podemos enlazar hasta arriba porque pese a que la estación cierra a las cinco, arriba cierran a las cuatro y ya no llegamos. Ojito para quien lo tenga que hacer!

Por suerte hay alternativa. Cogemos un par de remontes que nos dejan lejos del refu pero a una altura parecida. Con un largo flanqueo y algo de remar conseguimos llegar hasta el refu sin tener que foquear.

Refu Montfort

Flaqueando hacia el refugio de Montfort. Vistas al Montblanc al fondo.

Día 2: Montfort – Dix

Salimos a las cinco y media de la mañana en plena noche hacia el collado de la Chaux (2.940m). Hay un buen tramo por pistas con lo cual se avanza bien pese a la oscuridad. Bajamos sobre nieve como una piedra. Por suerte esquiando sobre la traza se baja bien. Os he dicho que es una ruta muy frecuentada 😉

De ahí al Collado de Momin (3.003m) que nos da ya vistas al Roseblanche.

Con crampones subimos a cima (3.336m). Aquí la cagamos!!

Pues la ruta más directa pasa por bajar por la arista con crampones y los esquís a la espalda. No lo vemos claro y optamos por bajar esquiando hacia Prafleuri. De camino intentamos localizar un corredor que sabemos te permite bajar directo. Pero nos pasa lo mismo, desde arriba no lo vemos claro, alguien lo ve demasiado tieso. Total que acabamos yéndonos en un estupenda bajada con esquís hacia Prafleuri. No llegamos hasta el refugio pero casi. Conclusión, con esta doble cagada nos hemos añadido un collado adicional que superar, y un infinito flanqueo por el lago, que ya de por sí es largo si pillas el atajo.

Rosablanche

Subiendo a Rosablanche, vista atrás

Flanqueo agotador con muy poco desnivel y por nieve papa donde nos hundimos irremediablemente. Nos saldrá una jornada de 11h y la mayoría llegamos petados al refugio de Dix.

Lago

Lo que nos hemos comido. Todo el flanqueo del lago visto desde el Pas du Chat

Día 3: refu Dix – refu Nacamuli


Salimos como todo el mundo del refugio de Dix, que lógicamente estaba a petar. De ahí al Collado de Brenay (3.639m) y la pared de la Serpentine.

Collado Brenay

Subiendo al Collado de Brenay (3.639m)

De ahí continuamos hasta la cima del Pigne d’Arolla (3.796m) donde las vistas son impresionantes. Cervino, el resto de la ruta hacia el Coll de l’Evêque, …

Vistas desde Pigne d'Arolle

Vistas desde Pigne d’Arolla (3.796m)

La bajada desde el Pigne d’Arolla es bestial. Está tan pisada que se han hecho bañeras y todo. Nieve estupenda! Al dormir en Nacamuli nos ahorramos el saturado refugio de Vignettes que es sin embargo impresionante de ver por lo colgado que está al borde de un precipicio. Pero al no encontrar plaza para mí nos movimos todos al refugio Nacamuli que está más allá del coll de l’Evêque, en Italia. Hay que bajar hasta 2.800m pero será un lugar más acogedor con tan solo 18 personas pasando la noche. Y comida italiana!!

En el coll de l’Evêque pillamos niebla, y nos complica bastante la bajada porque pasa por encima de un glaciar con seracs. Entre mapa, GPS y la traza de anteriores esquiadores llegamos al Col Collon entre la niebla  sin problemas. Después flanqueo vertiginoso hasta el refugio Nacamuli, pasando a toda velocidad por encima de alguna grietilla y cerca de algunos agujeros que no tienen tiempo de intimidarme.

Día 4: refu Nacamuli – Zermatt

Vuelta al coll de Collon sobre una nieve como una piedra, con ganivetes, y aún así sufriendo por la fuerte pendiente. Esas vueltas maría con el vacío detrás me siguen costando. Se nota el bagaje de esquiador de pista…

Después de esto otra bajadilla corta y después de cruzar un largo glaciar atacamos el Coll de Mont Brulé. Ojito que la tendencia natural es irse al col de Tsa Tsan más evidente. En este caso el ejército de hormigas nos marca el camino…

Según condiciones se puede subir con esquís pero este año claramente hay que hacerlo con crampones.

Coll de mont Brule

Subiendo al Coll de Mont Brulé (3.213m)

De aquí nos dejamos caer al Val de Valpelline, para foquear eternamente entre la niebla hasta el Coll de Valpelline. Qué glaciar más infinito!!

Val de Vallpeline

Foqueando en la Val de Valpelline

Y luego ya, el premio!!! bajada de más de 2.000m de desnivel hasta Zermatt!

La niebla nos irá persiguiendo en la bajada, pero llegado un punto ya no bajará más. La bajada con esquís es sencillamente un regalo inigualable para todo el esfuerzo de la travesía. Todos esos collados atravesados, todas esas horas de esfuerzo se ven recompensados con esta bajada con vistas inigualables al Cervino y su más agreste cara Norte.

Cervino

Cara Norte del Cervino

Un placer!!!

Luego sólo nos queda caminar diez minutos por una pista de tierra hasta enlazar con las pistas de Zermatt.

Pero la jornada no acaba aquí. Luego cogeremos un taxi que nos devolverá a Le Chable para recuperar los coches y desplazarnos a Chamonix.

Para mí el fin de la ruta, pues al día siguiente vuelvo a Barcelona.

Pero qué gusto!