Tag

esqui archivos - Sisifo Escalador

Natalia esquiando

Esquí en el Col de Puymorens

By | ski | No Comments

El domingo 28 de enero probamos algo nuevo, sobre todo Natalia.

Había hecho un par de salidas de snowboarding en el pasado, pero nunca con esquís. Y hay el mito de que es más fácil aprender snowboarding que esquí de pista, pero si quieres hacer montaña más te vale ir con esquís…(la splitboard en nieve polvo va bien pero con nieve dura no he oído hablar bien de cómo se comporta al foquear con pendiente fuerte…)

Natalia y Norbert

 

Como primera hicimos algo suave, Natalia de prestado con esquís y botas de pista míos y yo siguiéndola con los de skimo. Desde el Col de Puymorens, lugar habitual de salida de skimo tanto para el Pic de la Mina como el Coma d’Ors, empezamos con los pasos más básicos: escalerita con los esquís en paralelo y perpendiculares a la pendiente. Subir unos metros así y bajar controlando la velocidad con cuña.

Después de repetirlo unas cuantas veces ya incorporamos los giros en cuña, y se repitió unas cuantas veces más hasta cogerle el tranquillo. También aprendió a subir contra la pendiente haciendo cuña con las colas. Para estar dos o tres horas la verdad que una progresión brutal.

Natalia esquiando

Antes de volvernos aproveché para hacer una bajadita, desde el Col hasta la parte baja de la estación. Para luego remontar foqueando por el mismo sitio. Y estrenando esquís nuevos 😀

Norbert bajada esquí

La nieve estaba ya un poco pesada porque hacía un día de sol de la leche para ser enero, pero con espesor guapo!

Y con eso cerramos la primera experiencia de esquí de Natalia. En nada haciendo daño por las montañas jeje….

Cima Tuc de Costarjàs

Ski en Vall d’Aran

By | ski, skimo, Uncategorized | No Comments

Este fin de semana subí a la Vall D’Aran. Como tengo comida familiar el día 1 preferí hacer madrugón el día 2 porque las comidas se alargan, y sumado a la resaquilla del 31 tampoco es plan de cascarse cuatro horas de coche después de una comilona.

Lo bueno es que el sábado el grupo hacía esquí de pista, así que sólo tuve que levantarme a las 4h 😀
Eran una buena tropa en el refugio del CEC en Salardú, unos quince. Mi vínculo con el grupo era a través de amigos que conocí hace años a través de la sección de alpinismo del CEC. Y el resto creo que era un poco agregación de distintas fuentes.

Y como pasa en estos grupos numerosos todo se ralentiza. Tenían intención de estar en pistas a las 9h pero a esas horas todavía estaban haciendo cosas por el refu. Así que llegué sobrado de tiempo!

Subimos a Beret, lo cual fue la mejor decisión porque estaba más o menos decente en cuanto a condiciones de la nieve. Empezó el día bien pero fue cambiando el tiempo durante el día, nos nevó, hizo niebla, pero nosotros aguantamos ahí esquiando. La zona de Luis Arias estaba impecable en cuanto a nieve, y se puso aún mejor con la nevada. Lo malo es que los bumps no se veían, y sólo pudimos pasar una vez disfrutando realmente del relieve. Ya no hay pistas con bumps 🙁

Luis Arias

En la zona de Luis Arias

Estuve en Canadá hace unos años y me harté de bumps, bueno, no me harté realmente, es una manera de hablar 😛

En las pistas Black Diamond y Double Black Diamond (os suena a alguna marca…jeje) no pasan la retrac, y se hacen unos bumps de la ostia. Nivel…!

Primer día de esquí de pista que fue bastante intenso porque no había demasiada diferencia de nivel. Y estábamos todos con muchas ganas!!! A las tres y pico ya estábamos servidos de esquí, también ayudaba el frío que hacía 😉

Nevando

En plena nevada el sábado

Uno del grupo perdió las llaves del coche. Y es un momento para un briconsejo: siempre lleva copia de las llaves del coche, déjaselas a alguien, déjalas en el refugio, pero que tengas algo a mano.
Fue una liada potente, porque el seguro le daba alguna solución pero ninguna óptima. La mejor opción era trasladar a un familiar con la copia de las llaves desde su casa.
Al final optó por bajar conmigo y volver a subir en transporte público con las llaves, pero de eso ya hablaremos luego…

Con esta historia estuvimos hasta las siete y pico en el coche en el parking de Beret, esperando a la grúa para que al menos bajara el coche a Vielha, lejos de cualquier incauto que pudiera encontrar las llaves y abrir el coche, fácilmente identificable porque era casi el único en el parking de Beret…
Por cierto que el de la grúa le abrió el coche, con una técnica sencilla que no voy a explicar aquí pero que da que pensar!!

Después ya tocó cena en Salardú. También hubo desparrame de gente, unos se quedaron en la cocina libre del refugio, otros salieron a comer fuera y otros ya habían ido antes. Al final me fui con otros dos a cenar. Todo bastante lleno como es de esperar en esta época del año, pero tras un paseo de exploración por Salardú fuimos a un bar que ya habían probado y se comía bien.

Luego tocó largo debate sobre qué hacer al día siguiente con esquís de montaña, lo normal también en grupos grandes y lo menciono porque últimamente he perdido la costumbre de ir con mucha gente y estoy habituado a que todo sea más ágil.

Al final, conscientes de la mala previsión meteorológica, optamos por algo sencillo y rápido. Desde Beret subir en dirección del Tuc de Parròs, pero asumiendo ya que no podremos hacerlo. De hecho por la mañana todo el mundo se queda haciendo el remolón en la cama, y entre desayuno, preparativos, etc acabamos saliendo con los esquís puestos a las 10h20. Tela!!

Ascensión skimo

Subiendo en skimo

El día está muy nublado pero con nubes altas, así que se deja.
Tiramos hacia arriba paralelos a pistas, a ritmo tranquilo. Subiremos unos 500m positivos hasta llegar al Costarjàs (2.337m), que es una cima que tiene un telesquí justo debajo. De hecho el día anterior estuvimos ahí a unos metros de cima con la primera esquiada del día 😛

Costarjàs

El Tuc de Costarjàs el primer día de esquí de pista

Pero cuando subes por tus medios sabe diferente…

Aneto

Vistas al Aneto, poca nieve aún!

Cima Tuc de Costarjàs

Cima Tuc de Costarjàs

La bajada estuvo guay porque cogimos algún tramo de nieve virgen, nieve fresca caída ayer y durante la noche. El premio!!

Volvimos al refu a tomar algo y listos, para Barcelona!!! con despedida calurosa, eso sí 😀

Cuando estaba a la altura de Vilaller a unos 40km llaman a mi compi para decirle que han encontrado sus llaves, y claro, pues tuve que dar media vuelta. Salíamos pronto para evitar atascos pero no veas la pringada para mí, pero con gusto. El chaval estaba que se salía de alegría, podía bajar el mismo día en coche, no tendría que hacer copia adicional de las llaves, etc…

La verdad que no me explico cómo pudieron aparecer al día siguiente, si las perdió en la nieve después de pasar las retracs tendrían que estar enterradas. Si las perdió en la cafetería deberían haber aparecido el mismo día al limpiar. Vaya potra!!

Pues eso, siempre con copia de llaves!! es lo mejor que te puedes llevar de este post.
Y lo segundo, que está nevando!!! 😀

 

Podéis ver el track del Costarjàs aquí.

Esquí en Ordino y Mitja de Collserola

By | Uncategorized | No Comments

El fin de semana del 13-14 de diciembre fue bastante intenso.

El sábado estuve esquiando en pista en Ordino con Oriol, los dos David, Maite, Dani y Mercè.

Sólo Dani y yo llevábamos esquis, el resto con tabla de snow. Creo que ya nadie empieza a esquiar si no es que tenga claro que va a hacer esquí de montaña 🙁

Unos cuantos se iniciaban o era su segunda temporada y estuvimos por la mañana en plan tranquis.

image

Vistas desde el telesilla Creussans

Luego por la tarde, cuando las pistas ya empezaron a vaciarse realmente hubo un rato guapo de hacer lo que no puedes en montaña. Bajar a saco, velocidad en plan kamikaze. Y es que me sigue gustando la velocidad jeje

Estábamos en la zona de L’Hortell e hice unas cuantas bajadas por la roja La Portella del Mig. No sobraba la nieve, nada de fuera pistas 🙁

Podéis ver el mapa de Vallnord aquí.

El fin de semana siguiente pude comprobar la diferencia de esquís. En una misma pista roja La Portella del Mig que me hacía del tirón sin notar las piernas con esquí de pista, no pude hacer ni media bajada sin notar dolor con esquís de montaña. Y es que son demasiado ligeros, y terminas tirando de pierna para bajar con algo de velocidad.

Mitja de Collserola

El domingo tocaba la Mitja de Collserola!! suelo correr solo durante la cursa pero este año no vi gente conocida ni en la saldia ni en la llegada. Mis compis se habían apuntado a la de 13k y salían más tarde y obviamente llegaban antes. Nos reagrupamos para comer bastante más tarde 😉

Antes de salir

Había trazado nuevo, y no me gustó la parte inicial llana en la Carretera de las Aigúes. Fueron como unos 4k hasta llegar al desvío que sube al Turó d’en Cors para luego tirar a Sant Pere Màrtir.

Aquí se puede ver el track que grabé. Unas 2h25 contando que estuvimos parados unos minutos con alguien que hacía pinta que se había dislocado el hombro en la bajada por sendero de Sant Pere Màrtir hasta que llegó alguien de la organización.

La verdad que pensé que sería más rápida viendo el tramo inicial en llano. Pero la segunda mitad tenía la mayor parte del desnivel concentrado, y lo noté en el ritmo. Los primeros 10k en una hora y los siguientes en 1h25…

Ya es el tercer año. Sigo como siempre lento en subida y me atasco con la gente que va con cuidado en bajada, teniendo que hacer algún adelantamiento arriesgado. Me gusta bajar, hasta el día que me rompa algo :S

Coma d’Or con esquís

By | Uncategorized | No Comments

Me salto blogear actividades anteriores por falta de tiempo, y eso que estoy de vacaciones pero estoy a fondo con el proyecto ClarityFab. Si te interesa construimos impresoras 3d.

Este finde ha sido de nieve. Estuve el viernes esquiando en pista en Les Angles con Elvira y Pol. Se notaba que era el día después de festivo. Estaba a petar!! se nota que las piernas no están a tope. Me dejé los palos en la bolsa de los esquís de montaña, y decidí esquiar todo el día sin palos. Que se puede hacer bien, cuesta un poco más si te metes en alguna negra a hacer bumps pues ahí sí que echas de menos los palos para equilibrarte. Pero sale también y al final estuve todo un día trabajando equilibrio 😉

Por la noche llegó mi hermana y familia a Ribes, y el sábado estuvimos en la Molina. Otro ritmo cuando vas con familia. Empezamos a esquiar realmente a las 12h! Es divertido ver las sobrinitas con sus cascos, botas y esquís relucientes haciendo la serpiente con cuña e irles marcando el paso, o cerrando el grupo. También hice alguna bajada solo con mi hermana y solo con mi cuñado. Ideal para sacarle la carbonilla a los esquís, ya a las piernas jeje.

Sensaciones buenas, al final del día tenía el tono muscular recuperado y podía hacer pistas enteras del tirón a todo trapo. Esa forma, ¿dónde estás?

Lo curioso del esquí alpino, y lo diré en términos empresariales, es que se ha convertido en una commodity (salvo en el precio). A la gente no le importa gastarse 40 Eur y esquiar 3h. En los 70, que definiría todavía como una época de early adopters, aprovechabas el forfait al máximo incluso siendo niño.

Coma d’Or

Bueno, y ahora a por el título del post. El domingo tocaba esquí de montaña. Me junté con gente del CEC: Bernat, Nuria, Xavi y Pep.

Aparcamos como pudimos en el Col de Puymorens. Día oficial de esquí de montaña, coches por todas partes. La previsión de meteo era buena pero la realidad es que hacía un día de mierda. Viento y frío. Y fuimos hacia el Coma d’Or.

image

Vista atrás llegando al primer collado

Se hace un valle largo, un par de collados y el Coma d’Or aparece al fondo. En el valle hay nieve, mucha nieve, pero más allá del segundo collado está todo ventado. Así que nos quedamos allí. La loma a la izquierda del collado nos dijeron que se llama Tossa Rodona (2.601m).

image

Vista al valle, en el corredor

Hicimos así unos 700m de desnivel, aunque se hacen como muy planos. El plato fuerte del día fue la bajada por un corredor de la Tossa Rodona. Xavi, que es siempre el más atrevido del grupo, se metió y le seguimos el resto. Con nieve dura, haciendo giros con salto. Guay!

image

Saliendo del corredor

Y luego ya es delizarse por las planicies hasta el coche.

Conclusión, si no nieva de nuevo Coma d’Or inaccesible con esquís.

Esquí de montaña en La Molina

By | Uncategorized | No Comments

Con retraso en el blog, vaya novedad!!

Pero me he propuesto buscar un poco de equilibrio en mi vida, y eso pasa por hacer más montaña. Me remonto dos semanas atrás.

El domingo 24/11 aprovechamos que ya habían caído las primeras nevadas para estirar un poco las piernas.

Como había previsión de viento por todo el Pirineo Oriental e iba a ser una escapada sube y baja nos decantamos por ir hacia Massella.

Sebas y yo solamente.

Al llegar a La Molina sin embargo vimos las pistas en perfectas condiciones pero sin gente porque la parte de Alabaus y Roc Blanc seguía cerrada. Así que nos paramos en Roc Blanc, único coche de esquiadores ahí 🙂

Subimos tranquilamente por pistas, no creo que hubiera condiciones para subir por otra parte. Bueno, quizás para subir sí pero para bajar seguro que no. La nieve dura, ventada. Esta región no tiene remedio, si quieres nie buena tienes que esquiar en plena tormenta de nieve, prácticamente 😛

Al poco ya empezamos anotar el viento, y seguimos hacia el Torrent Negre que por supuesto estaba cerrado. Nos quedamos en la salida del telesilla, el resto estaba pelado por el viento y además soplaba fuerte así que el típico Puigllançada quedó descartado.

 

La bajada un poco rara al principio porque dimos rodeo flanqueando para no tener que subir de nuevo, y luego ya por pistas. Bajando por el  lado derecho del Rov Blanc estuvimos solos, con nieve algo encrostada que te obligaba a saltar para girar. Se pone uno en forma rápido así!!

Y luego tuvimos la alegría de encontrar un tramito de polvo pegado a los árboles hhmmmmmm….I love POWDER!!

Pues ya está. Dos horitas de actividad y unos 500m de desnivel para empezar a acostumbrar el cuerpo a lo que le espera este año jeje.

Ah, y después parada en La Corba con unos estupendos caracoles.

Esquí Puigmal

By | Uncategorized | No Comments

Este domingo pasado fui con Sebas al Puigmal con esquís de montaña.


Hicimos la ruta típica subiendo desde Francia. Al llegar a la estación de esquí de Err Puigmal, flipamos. El parking a tope a las nueve de la mañana??

WTF? 

Pues la 2ª LA CERETANA ski de muntanya. Sale a las 9h des de Err Puigmal i pasando por El Puigmal.

Salimos por el trayecto y nos cruzamos con alguna flecha que baja a toda ostia, con esos esquís mínimalistas. Acojona cómo van, sobre nieve como una piedra que teníamos a esa hora.

La subida

Ya estamos en primavera, lo que quiere decir altas temperaturas durante el día y rehielo por la noche. O sea, ganivetas en cuanto empieza la pendiente.

Masella y Cadí desde la cima del Puigmal

Esquí en Boí i Vall d’Aran

By | Uncategorized | No Comments

Bueno, después de todas las cursas, las gripes y otros contratiempos, por fin toca un finde de esquí de montaña!!! 🙂

Salimos Sebas y yo el sábado por la mañana, sin madrugar demasiado. Destino: el Corronco!


Paramos en el bar Esport de turno para desayunar de camino, sin encontrar a nadie conocido esta vez. Y al llegar a Durro…surprise..surprise…está pelado!!!


Blai
me había avisado que había soplado y las cimas tenían poca nieve, pero las vistas de la cima no eran nada alentadoras. Media vuelta y el típico momento de qué hacemos!!


De momento media vuelta y plan de acercarse a Boí. Hace unos años había hecho una cima desde la misma estación y supuestamente puede estar esquiable.


Pero de camino pasamos por una curva donde hay esquiadores preparándose, y recuerdo que siempre había visto gente con esquís de montaña así que seguimos a las masas. En este caso un solo coche…Aquí nos quedamos!!

image

La famosa curva camino de Boí

Les preguntamos qué pico hacen, el Pessó. Tenemos mapa con escala mierdosa 1:40000 pero bueno, suficiente para orientarse. Palante 🙂

Con la tontería ya son las doce. Atrapamos el grupo que había salido antes que nosotros y les seguimos. Hemos ido un tramo siguiendo el GR, que va haciendo eses por una ladera, a ratos barranco, y eso que piensas “por aquí no bajo esquiando”. De hecho faltaba nieve en algunos tramos.

Luego ya atrapamos al grupo y seguimos para arriba compartiendo la tarea de abrir huella entre bosque. Llegamos a una parte donde por fin se acaba el bosque y las trazadas extrañas. En realidad hemos cortado bosque a través…y nos esmeraremos en buscar una bajada más continua al volver.

image

Vistas al salir del bosque

A partir de ahí ya es coser y cantar, seguimos subiendo ya por delante del otro grupo hasta los Estanys del Pessó. Y ahí toca decisión. El Gran Pessó se ve lejos para la hora que es, y muy rocoso. Así que decidimos tirar para el más obvio: el Tuc des Carants (2.791m) con un color blancuzco de aquel que emociona a cualquier esquiador jeje.

En la subida me empeño en no poner ganivetes para acostumbrarme, pese a que algún tramo está bastante duro. La verdad, desde siempre que sufro más subiendo que bajando, lo cual no tiene misterio: llevo 33 años bajando y tan solo 3 subiendo 😛

Además que me parece más incontrolable una caída con los esquís sueltos de subida que si los llevas bien calzados y puedes cantear bien…

image

Cima Tuc des Carants (2.791m)

El último tramo decidimos hacerlo a pie porque ya es carena estrecha con nieve dura, no vale la pena meterse con esquís. se hace un poquito más largo de lo que parecía, pero por fin al cabo de 4h estamos en una cima con vistas guays 🙂

Os dejo aquí link a la foto tomada con el modo Sphere de mi móvil. Hay que verlo en Google+, así que dadle al link y luego sobre la foto…

Panorama de cima

image

Autofoto en cima

La bajada bien. Pese al calor el tramo de arriba estaba helado rollito “no te caigas que llegas abajo del tirón”. Y debajo de los lagos ya nieve primavera pero en un punto perfectamente esquiable, de hecho fue la parte más gozosa de toda la bajada.

Fuimos bajando por el Barranc del Pessó, por una canal estrecha que parecía tener salida, pero en un momento mi instinto me dice que hay que subir, que eso se acaba. Miramos hacia la izquierda y hay una pala accesible con pinta de llegar abajo, sin verlo del todo. Sebas se asoma y ve la canal continuar, el tema es que ve continuar la parte que yo ya había visto desde dentro de la canal. Total que cuando nos metemos llegamos hasta el borde mismo del tramo que veíamos, que es tan bien el borde mismo de un barranco!!!


Descalza esquís y vuelve para arriba hundiéndote en la nieve. Tampoco era mucho, igual 20-30m. Dejamos unas ramas en cruz por si el otro grupo baja siguiendo nuestra huella. Molaría saber si les sirvió de algo, pero no tengo ningún dato para contactar con ellos.

Bueno, nos volvemos a la pala que veía, dirección SE. Un tramo abierto de nieve y entramos en bosque. No está muy cerrado y se puede progresar con precaución. Un giro, parada, mirar, otro giro, etc…

Yo, la verdad, estoy disfrutando!! por dos cosas, no sabemos dónde vamos exactamente, lo cual tiene su pequeña parte de aventurilla, y esquiar por bosque que no deja de ser un reto a tu habilidad con esquís.


El problema es que Sebas no lo percibe así y está reventado por lo que le exige físicamente su menor nivel de esquí. Al final, harto de ir descontrolado, decide bajar a pie. Por suerte unos 20m más abajo ya encontramos un claro y vía libre hasta el camino, con algunos tramos de nieve polvo en las laderas ombrías.

Al final a las seis en el coche. No nos sobraba mucho rato de luz, pero hace tanto que no salgo que ya no sé a qué hora anochecece 🙁

Nos iremos de allí sin que haya aparecido el grupo que venía en el mismo camino, y que habremos visto por última vez mientras nosotros bajábamos andando de cima.


Dormimos en Vilaller, y nos quedamos a cenar en un bar que recordaba  de una esquiada tiempo atrás. Entrecot estupendo que colma nuestra satisfacción de la esquiada con una buena cena 😀

Está entrando por una plaza adoquinada.

Día siguiente cambiamos de zona y pasamos Túnel de Viella. Aquí sí que hay nieve! Nos quedamos en la incineradora en la boca Norte del Túnel.

La intención es hacer el Tuc del Port, pero para variar acabaremos haciendo otra cosa. Aquí sí que hay esquiadores que acaban de llegar cuando nosotros salimos.

Sólo empezar hay un claro con una traza muy marcada que sube. Me emperro con Sebas en que es un atajo, porque recuerdo la penosa y larga vuelta por la pista que iba haciendo eses sin apenas ganar desnivel. El caso es que la he cagado sin saberlo.

Empezamos a subir por la traza, primera parte estupenda pero luego ya nos adentramos en el bosque, la nieve se pone menos agradable aunque todavía pienso que será una buena bajada por el bosque pues está bastante abierto. Pero seguimos subiendo y subiendo, pasamos los 1700m y el camino no aparece. Uyuy

Hacia 1900m salimos a un claro y vemos que directamente estamos en otra ladera. Nada que ver!! hemos seguido una traza de alguien que la debió cagar, en ese momento pensamos que quizás sea intencionado y sepan dónde van pero viendo posteriormente la bajada que harán…pues no, se colaron seguro!! y yo detrás 😛

image

Nos quedamos en los árboles del fondo

Nos orientamos y vemos que estamos subiendo al Tuc de Horno (2388m). Estamos pisando sobre un palmo de nieve polvo y se ven palas guapas de nieve esponjosa. Mucho blanco…mmm para allá vamos!

Vemos restos de aludes de placa. Aludes guapos…no por lo bonitos si no por el tamaño.

Y empiezo a cruzar una pala a eso de 2000m donde nos entra mala espina. Vemos como el viento sigue transportando nieve que se va depositando. Clavo el bastón y hay capa dura con sensación que hay una blanda debajo. Dónde está Aina para asesorarnos!!??

Uyuy…media vuelta. Y decidimos plantarnos allí. Además, la pala de bajada llama más que la cima que parece inaccesible o en cualquier caso habrá que hacerla sin esquís.

Me parece una buena decisión. De hecho había aviso de riesgo de aludes en algunas orientaciones. Esquís y para abajo. Hay trazas de otros. Palas guapas con esquí gozoso.

imageNieve polvo de la buena…

Se va estrechando y nos encontramos en una canal. El grupo que nos trajo arriba optó por flanquear y como no vemos dónde acaba la canal decidimos seguir su huella por prudencia. Cruzamos por un bosque en una carena afilada, y vemos que hay barranco del otro lado también. el grupillo este tiene huella a pie hacia arriba y le digo a Sebas que parece una pringada y mejor seguir hacia abajo por la canal.

Si la cagamos tenemos horas para deshacerlo y buscar una salida. La realidad es que será una buena decisión. Nos llevará canal abajo hasta empalmar con otra canal por donde aparecen las huellas de los amigos de nuevo.

Es curioso como en un sitio bien pequeño se puede perder la noción de por dónde pasar, si hay paso o no, y los mapas aqui no sirven para nada con la escala que tienen.

De hecho acabo de mirar ahora en ICC el mapa escala 1:5000 y no se ve tampoco lo que teníamos alrededor. Una canal encajonada que es el lecho del río con paredes por todos lados.

Seguimos por el río esquivando agujeros, árboles, ramas caídas, etc…también cansado para Sebas y yo divirtiéndome. Algún saltito inevitable también nos da vidilla.

La parte final se hace complicada porque el río se ramifica y no hay continuidad de nieve, más bien grandes grietas por todas partes. Intento un salto a lo valiente y se me clava un esquí, me salta la fijación sólo de atrás y me empotro en la nieve blanda. Un poco de descojone hasta que levanto el palo y veo que me falta la mitad!!!

Después de buscar y cavar un rato, lo dejo correr, ya aparecerá con el deshielo. Estos palos de aluminio son más frágiles que nada, no sé cuántas piezas he cambiado. Me mola que sean ajustables y ligeros, pero no gano para palos.

Toca cambio!

Y de momento a bajar con un solo palo, bueno bajar bien, lo chungo es remar! pero quedaba poco.

imageFinal del río

Al final llegamos al camino. Un poco de remada y fin de un buen día con una esquiada curiosa. Las típicas palas estupendas de nieve polvo arriba, y por abajo el reto de encontrar el camino, que parecía más una ginkana que esquí 😉

Buen finde de esquí, con un tiempo estupendo los dos días. Mejor imposible!

Fin de semana en Ribes

By | Uncategorized | No Comments

Este fin de semana, con tan mala previsión meteorológica, decidimos ir cerca para poder tener margen para improvisar.

El sábado salimos Seb y yo hacia Ulldeter. Al llegar a Setcases había caravana de coches. No sé qué demonios estaban haciendo, pero viendo el viento que estaba haciendo ya en Setcases, nos sirvió para decidir dar la vuelta.

Intención de ir por La Molina o así, que tendrá menos viento en los valles más resguardados. De camino vemos el Puigmal bastante blanco y decidimos subir hacia el refugio de Conrad Blanch.

La carretera está nevada a partir de cierto punto y subo tirando de la tracción QUATTRO, pero en una curva con rampa uf!! el coche decide que ya no sube. Y entonces es cuando me doy cuenta que no tengo niguna tracción. Las casi dos toneladas del coche sienten una atracción irresistible hacia abajo que nada puede parar. Momento adrenalínico. Pruebo de todo, suelto freno y vuelvo a apretar, giro volante y nada. Caída a cámara lenta descontrolada. Al final nos quedamos clavados en el interior de la curva, sin más percance. A partir de ahí con fundas.

La ironía como siempre es que el quitanieves pasará al minuto de poner las fundas y apartar el coche. Seguimos para arriba…

imageVentisca en la carena

Bueno, hacía un viento potente en la carena, y nos encontramos un par de chicas que volvían y nos contaron que la carena estaba bien ventada.

Foqueamos un poquito pora allí, como hora y pico, y luego ya para abajo a Ribes. Al menos nos daba tiempo de hacer algo más.

A las cuatro y pico salíamos a correr en dirección al Taga. Forma baja, me costó subir. Y a las seis menos veinte decidimos dar la vuelta, cuando ya sólo nos quedaban los repechones finales.

imagePanorama desde la antecima del Taga

También hay que decir que hacía rasca y Sebas venía con pantaloncitos 😛

image

Fin de trayecto…para abajo!

Dos horas en total con unos 10km y unos 800m de desnivel.

Luego, como no, cena en La Corba 🙂

El domingo, sin viento, decidimos irnos hacia Andorra donde se supone que hay más nieve. Y si, es cierto que hay más, pero cuando ya hemos pasado la primera pala vemos que el Pedrons está bastante pelado. A ver, se puede llegar…pero hay que ponerle ganas.

Cielo tapado que nos quita la visibilidad. Nos damos la vuelta y la verdad que bajamos sin disfrutar demasiado porque no había anda de visibiliddad y encima la nieve estaba encrostada. Dicen que a quien madruga Dios le ayuda. Pues en este caso no, más tarde en el coche se abrirá un poco el cielo o sea que los que venían más tarde seguro que habrán tenido un descenso más agradable, con visibilidad y mejor nieve. Es lo que hay :S

Cielo cubierto subiendo al Pedrons